Rentabiliza tu e-commerce con la Inteligencia de Precios

Share on linkedin
Share on twitter

Las soluciones de Price Intelligence te ayudarán a comprender el comportamiento de tu mercado a través de la monitorización de los competidores y el reajuste de los precios de tus productos con herramientas de optimización.

En primer lugar, ¿qué es el Price Intelligence? Se podría definir como una metodología de análisis que estudia el impacto del comportamiento del mercado sobre las decisiones de compra de los consumidores y, en consecuencia, el efecto que tiene sobre el rendimiento de los negocios.

Tu posición dentro del mercado

Para llevar a cabo las soluciones de Price Intelligence, el primer paso es monitorizar la competencia, es decir, observar la situación del mercado para saber cuál es el estado en que se encuentran los productos de tus competidores directos. Esto te permitirá obtener una visión global de los precios, comparar tus productos con los suyos y evaluar diferentes aspectos de pricing. ¿Quién es más caro que tú? ¿Y quién es más barato?

Es importante controlar el posicionamiento de tu tienda e-commerce e intentar mejorarlo a través de las tres principales métricas del comercio electrónico: el índice de precios, el margen de beneficio y la tasa de conversión.

La tasa de conversión es el número de ventas finales que realizas a través de tu tienda.

El margen de beneficio indica las ganancias que obtienes por cada producto que vendes. Es la diferencia entre el precio de venta final y el coste de adquisición a proveedor. Nuestra regla de oro es: nunca arriesgues tu margen de beneficio solo para aumentar conversiones. ¿De qué sirve tener un e-commerce que no obtiene ganancias?

El índice de precios es el medidor de competitividad de tu tienda online. Siempre que sea igual o mayor a la figura de referencia, significa que tu nivel de competitividad es bueno en relación a tus competidores directos. Por lo contrario, deberás variar el margen de beneficio para ofrecer precios más competitivos.

Como puedes ver, estas tres métricas están relacionadas entre ellas, por lo que es indispensable que te centres en todas ellas y no en una sola únicamente. Un cambio en una, puede modificar el valor de otra. Si consigues controlar las tres métricas y juegas bien tus cartas, mejorarás tu posicionamiento online y ganarás visibilidad entre los consumidores, lo que significará que eres una tienda competitiva respecto tus rivales.

Analiza los datos correctamente

Una vez hayas obtenido toda la información que necesitas del mercado, es hora de analizar los datos. Para sacar el máximo partido a todos estos datos, lo mejor es segmentarlos ya sea por marcas, categorías, etiquetas, etc. Una buena organización de la información te permitirá entenderla y analizarla de forma simple y visual.

Además, un buen análisis de datos juntamente con herramientas de repricing, te permitirá optimizar tu estrategia de precios gracias a mejores decisiones basadas en la realidad actual del mercado.

Las herramientas de repricing son soluciones eficaces a la hora de reajustar los precios de tu e-commerce según el estado del mercado y un conjunto de reglas o parámetros impuestos por el mismo establecimiento.

Con esto, puedes decidir si quieres que tus productos sean más baratos o iguales que un competidor en concreto, y especificar cuánto más barato quieres ser. Aplicar estos parámetros te permitirá optimizar el rendimiento de tus productos segmentados por marca, categoría o etiqueta. De esta manera, conseguirás que tus precios de venta sean competitivos y que, además, respeten tus condiciones de pricing.

Así pues, la inteligencia de precios te permitirá obtener una visión global de los precios de tu mercado, a la vez que los analizas de una forma concisa y visual, con el objetivo principal de aumentar las conversiones de tu e-commerce y mejorar tu competitividad dentro de tu vertical.

More to explore