Estructuras de campañas en Google Shopping

Exprime al máximo la herramienta de Google Shopping para vender más.

- 6 Minutos de lectura

Realizar una estructura de campaña de shopping es imprescindible a la hora de optimizar una estrategia en el portal de compras de Google Shopping. Lo más habitual es elaborar la estructura de campaña en base al mismo patrón de la arquitectura web-la manera en la que está organizada tu portal-de la tienda online.

En este post te explicaremos las distintas formas de estructurar las campañas de Google Shopping. Estas configuraciones, en gran medida, son las más eficientes.

Estructura de campaña por precios

Es, sin duda, la estrategia más básica y sencilla de poner en práctica. Es tan simple como dividir la campaña según los diferentes precios de producto que haya en tu feed. Es recomendable dividir el catálogo con etiquetas personalizadas que contengan al menos 300 productos.

Estructura de campaña por margen de beneficio

Este sistema de estructura tiene en cuenta una de las métricas más importante para los e-commerce:el margen de beneficio. Hay distintas formas de estructurar campañas según el margen de beneficio. Todas ellas deben llevarse a cabo utilizando etiquetas personalizadas:

  • Dividir la campaña entre Producto propio, Compra nacional e Importación. Esta clasificación es muy común para grandes retailers, ya que los márgenes que obtienen para cada uno de estos tipos de suministro son muy distintos. Una vez se ha realizado esta división, podemos subdividir las campañas con más criterios.

  • Dividir el margen de beneficio en valor monetario.

  • Dividir el margen de beneficio en tanto por ciento.

Esta clasificación te permite conocer fácilmente cuándo tenemos más pérdidas que beneficios por cada producto; o cuándo un producto ofrece una rentabilidad por encima de la media.

Estructura de campaña por palabras clave

Es realmente importante tener bien asentadas las palabras clave que hagan aparecer tus anuncios. Para estructurar tus campañas por palabras clave, es necesario haber elegido también palabras clave negativas; son aquellas por las que no queremos que se muestren nuestros anuncios.

Existen tres tipos de concordancia dentro de las palabras clave negativas: concordancia amplia, concordancia de frase y concordancia exacta.

Una branded keyword es una palabra clave que contiene el nombre de la marca; una long tail keyword es una “frase clave” que proporciona información mucho más detallada que una simple palabra genérica.

Concordancias “exactas”

La estrategia que desarrollaremos a continuación es una de las más tediosas pero proporciona muy buenos resultados. Requiere mucho tiempo para crear listas de palabras clave personalizadas específicas, por eso que recomendamos aplicar esta estrategia tan sólo a esos productos con un gran volumen de búsquedas y que generen un retorno del tiempo invertido en la creación y el seguimiento de la estrategia. En una campaña de búsqueda, si quieres anunciar un producto como Balón Selección Española, necesitas incluir ciertas palabras clave como:

[comprar balón selección española]

“balón selección española”

+balón +selección +española

En Google Shopping, si quieres afinar mucho la búsqueda debes utilizar la estrategia de modificación del título y la inserción de palabras clave negativas a nivel de grupo de anuncios.

Debes dividir la campaña hasta que tan sólo tengas el Balón Selección Española a nivel de grupo de anuncios. Una vez hecho esto, debes añadir palabras clave negativas en concordancia exacta o de frase para evitar mostrar este anuncio para aquellos términos de búsqueda que muestren una baja intención de compra.

Estructurar campañas por ROAS

Una vez has conseguido pasar tu campaña a ROAS-recordemos que es una fórmula que calcula ingresos entre coste publicitario por cien-objetivo, es vital analizar el rendimiento de los diferentes grupos de productos para detectar cuáles ofrecen una mayor rentabilidad.

Aplicar la misma estrategia para todos los tipos de producto resulta del todo ineficaz porque tienen comportamientos completamente diferentes. Para optimizar las campañas utilizando esta estrategia, deberíamos dividirlas en función del ROAS, en tramos de 200 en 200, y aplicar distintos ROAS objetivo para cada grupo de productos en particular.

Estructurar campañas según la competitividad del mercado

Esta estructura es la más potente con diferencia. Proporciona unos resultados increíbles a nivel de ROAS y nos ofrece una visión global del mercado actualizada a diario.

Siguiendo una estructura podrás pujar con más o menos agresividad en función de tu posición en el mercado. Tendrás que crear tres campañas y, subdividir cada una de éstas con cualquiera de los criterios anteriores. Para llevarlo a cabo, necesitas un software de pricing avanzado que te permita conocer los precios de nuestros productos en el mercado y a la vez realizar cambios de precio de forma dinámica en función de éstos, como netRivals. Dado que se realiza mediante etiquetas personalizadas los productos pasarán de una campaña a otra de forma dinámica.