La importancia de la monitorización de precios

Hacer un seguimiento de precios es una buena solución a la hora de diseñar una estrategia de precios para tu e-commerce.

- 4 Minutos de lectura

¿Qué es esto de la monitorización de precios que resulta ser tan importante para los comercios electrónicos? Sencillamente se trata de hacer un seguimiento de los precios de tu competencia. Es indispensable tener un control de los precios de tu competencia directa, esta es, aquella que vende los mismos productos que tú, para la misma audiencia, y a un precio parecido.

También puedes monitorizar los precios de tu competencia indirecta (mismos productos para una audiencia igual o diferente, pero por un valor superior o inferior al tuyo) para tener una imagen todavía más amplia del mercado. Aunque esto es útil solamente si la obtención de estos datos te aporta información relevante para tu e-commerce.

Aunque este seguimiento se puede hacer manual o automáticamente, hoy hablaremos de procesos de monitorización automatizados. Finalmente, ¿para qué es importante hacer un estudio de los precios de la competencia?

Herramientas de monitorización para mejorar tu estrategia de e-commerce


En términos generales, uno de los objetivos principales de monitorizar los precios de tus competidores es conseguir establecer una buena estrategia de precios; es decir, conseguir poner precios que se ajusten a la situación real del mercado y sean competitivos entre los productos de tus rivales.

Más detalladamente, uno de los indicadores principales para saber si la estrategia de precios que has establecido realmente funciona, son las métricas:

Hay tres métricas cruciales que no puedes obviar de ninguna manera, estas son el índice de precios, el margen y la tasa de conversión. El índice de precios muestra tu nivel de competitividad respecto tus competidores. El margen es el rango de beneficio entre el precio de compra y el precio de venta; y la tasa de conversión es el número de ventas finales.

Estos tres indicadores clave no sólo te ayudarán a mejorar tu competitividad, sino que también te indicarán cuál es el posicionamiento de tus productos respecto los de tus competidores en marketplaces como Google Shopping, por ejemplo.

El seguimiento de precios ofrece algunas ventajas que te pueden ayudar a establecer una estrategia adecuada para tu tienda digital. Al tener en cuenta tus competidores, puedes mejorar tu competitividad y performance digital. Hacer un estudio de los precios rivales también es útil para identificar diferencias con ellos.

Por ejemplo, si tus competidores consiguen ofrecer precios más bajos, puede que su distribuidor les ofrezca precios de compra más baratos que los tuyos; así que gracias a la monitorización de precios podrías renegociar tus costes de compra y, en definitiva, acabar ofreciendo precios más competitivos.

Una estrategia de e-commerce adecuada te permitirá ganar más conversiones


Asimismo, conseguirás obtener una visión del mercado mucho más detallada y amplia. Al ver los precios reales del mercado, podrás identificar cuál es la estrategia de precios que está aplicando la competencia. Al entender el comportamiento de tu vertical, y gracias al seguimiento de precios, también podrás reconocer si existen tendencias periódicas de precios. Esto significaría que podrías optimizar tu estrategia e-commerce para maximizar tus ventas, ofreciendo promociones y descuentos cuando las tendencias indiquen un incremento de ventas, etc.

Además, al identificar la estrategia que aplican tus rivales, puedes sacar ventaja organizando tu disponibilidad de stock de una forma óptima. Si puedes prever oportunidades de venta y tendencias, puedes optimizar tu volumen de compra y, por ende, ahorrar dinero.

Algunas de las herramientas de seguimiento de precios disponen además de funciones de optimización de precios. Es decir, al recoger los precios de tu competencia, y siguiendo unas reglas específicas, es capaz de ajustar el mejor precio para tus productos.

Con todo esto, el objetivo final de la monitorización de precios es incrementar la tasa de conversión sin dejar nunca de lado el margen de beneficio.