Reduce costos a la empresa gracias al Departamento de Compras

Aprende métodos para ahorrar costes y tener un e-commerce más rendible

- 5 Minutos de lectura

Reducir costos es el objetivo principal de cualquier departamento de compras. Sin embargo, conseguir optimizar y maximizar los beneficios de tu tienda online no es tan fácil como pueda parecer, pero gracias a las herramientas de monitorización y dynamic pricing, podrás conseguir mejorar los objetivos de tu departamento de compras y maximizar el rendimiento de tus productos más competitivos.

Los objetivos del departamento de compras

¿Cuáles son las tareas principales y los objetivos a cumplir de un departamento de compras? Las tareas de este departamento acaban influyendo en la actividad de otros departamentos como el de pricing, marketing o ventas. Aunque tenga además otras competencias, éstas son las tres funciones principales:

  • Reducir costos. La tarea primordial de este departamento es gestionar las compras de bienes de forma óptima para maximizar así los beneficios de la empresa.

  • Tener una buena relación con los proveedores. Ya que están en contacto constante con ellos, es importante tener una buena relación personal con los proveedores. También es necesario saber escoger aquellos con los que puedes negociar precios, sobre todo si eres una pequeña o mediana empresa.

  • Encargarse de gestionar el stock. Prever temporadas fuertes de venta, asegurar la disponibilidad de stock para poder suplir las demandas del mercado. Una buena organización y gestión del stock te beneficiará con mejores resultados.

Monitoriza tu competencia para reducir costes

En la gran mayoría de sectores e-commerce, observar los movimientos de la competencia resulta indispensable. Es algo que complementa la estrategia de pricing de un comercio electrónico proporcionando información clave con la que respaldar tus decisiones estratégicas.

Gracias a las herramientas de monitorización, conseguirás visualizar claramente la evolución de los precios de los productos competidores; detectar patrones de conducta regulares que se repiten en el tiempo; y entender claramente el comportamiento del mercado frente a una tipología de producto en concreto.

La monitorización de tus rivales te permitirá ganar competitividad dentro de tu vertical, al disponer de datos relevantes que te permitirán tomar mejores decisiones de pricing y ajustar tus precios según la situación real del mercado.

Con esto podrás reducir costos y ajustar tus productos de modo que resulten atractivos para los potenciales compradores. Y también para conseguir negociar mejores condiciones de compra con tus proveedores. ¿Cómo? Al monitorizar a tus competidores, puedes ver quién pone el precio mínimo por un producto igual al tuyo. Si algún otro rival pone precios mucho más bajos, seguramente será porque consigue negociar mejores precios de adquisición y tiene más margen de beneficio para reajustar sus productos.

Maximiza tus productos más competitivos

Una vez ya has empezado a hacer el seguimiento de tus rivales, puedes empezar a ajustar tus precios mucho mejor. Normalmente, estas herramientas de reajuste de precios (llamadas Dynamic Pricing) te proporcionan sugerencias de precios en relación a dos aspectos principales: un conjunto de reglas y parámetros que habrás establecido con antelación; y la situación actual del mercado.

¿Qué significa esto? Significa que la herramienta aplicará los parámetros que has establecido tomando como referencia los datos que ha monitorizado del mercado. Por ejemplo: puedes decidir ser un 5% más barato que tu competidor directo; o que los productos de una marca en particular sean 10 euros más baratos que los de un rival en concreto. De esta manera, puedes segmentar y modificar los precios de aquellos productos competitivos que te interese potenciar.

Así pues, las sugerencias automatizadas de los precios dinámicos tienen el objetivo de minimizar los riesgos de pérdidas al saber optimizar al máximo tus productos más competitivos. Pricing y rentabilidad van cogidas de la mano en el mundo e-commerce, por lo que:

  • Primero, conseguir buenos precios de adquisición resulta crucial.

  • Segundo, optimizar los productos competitivos de tu catálogo mejorará claramente su rentabilidad.

  • Y tercero, todo esto comportará un incremento en el nivel de competitividad de tu tienda digital al adaptar precios que se ajusten a la realidad del mercado y que, a la vez, consigan aumentar tu margen de beneficio.