Cómo ajustar el precio con una buena gestión del stock

Gana competitividad con una buena optimización y gestión de existencias.

- 3 Minutos de lectura

La gestión de stock de un e-commerce es una tarea que a simple vista puede parecer sencilla, pero que en realidad tiene un gran impacto en el rendimiento de un e-commerce. Veamos qué aspectos puedes tener en cuenta a la hora de gestionar tus existencias para mejorar tu performance digital.

Mayor observación, mejor previsión


Una buena forma de gestionar el stock de forma más efectiva es observando qué hace la competencia. En el sector e-commerce, resulta imposible ser competitivo sin tener en cuenta el mercado y tus competidores. Observar cómo se comportan y tener controlados sus precios, te permitirán mejorar la gestión de tu stock y optimizar tus inversiones de compra.

Analizando la información que obtienes de tu mercado, no solamente puedes detectar patrones de conducta en sus precios, sino que también puedes interpretar crecimientos en el volumen de ventas. No obstante, cabe mencionar que todo esto resulta mucho más eficiente si se lleva a cabo a través de herramientas automatizadas, ya que la gran cantidad de datos a analizar conllevaría una inversión tanto de tiempo como de dinero demasiado elevada.

¡Consejo!
¿Muestras cuántos ejemplares te quedan disponibles en stock?
Al hacerlo, aumenta la sensación de urgencia, hecho que puede incrementar tus conversiones.

Cabe mencionar, que una buena gestión de las existencias, además de ayudarte a optimizar tus precios, también implicará una reducción de costes innecesarios. Al conocer mejor el mercado, puedes prever la cantidad de stock que necesitas, así te ahorras costes de mantenimiento, inventario en mal estado, y una organización interna mucho más optimizada.

Los precios dinámicos y el reajuste de precios


Una solución interesante para ajustar buenos precios es el Dynamic Pricing (precios dinámicos). Lo que hace es sugerir precios adaptándolos a una serie de reglas que tienes que haber establecido previamente. Puedes definir ser X euros más barato que un competidor en concreto, o querer igualar tus precios con los de un competidor en una categoría en particular. Todas estas reglas acabarán afectando sus sugerencias, optimizadas según necesidades y estado del mercado.

Además de estas reglas, los precios dinámicos también tienen en cuenta varios factores tanto internos como externos al propio e-commerce. Por ejemplo:

  • El número de competidores que hay en tu vertical: a menos competidores, puedes permitirte el lujo de poner precios más elevados si no hay tanta competitividad y trabajas con productos más especializados.

  • Los costes de adquisición: es importantísimo que el departamento de ventas consiga unos buenos costes de compra. De esta manera, el margen teórico es mucho mayor y el rango de variación de los precios dinámicos es mucho más amplio.

Aún y disponer de un margen teórico muy elevado, es importante respetar y tener controlado el margen de beneficio, conocido también como margen operativo. Esto es, la diferencia entre el coste de compra y el precio de venta de un producto en particular. Es necesario recalcar que no vale la pena poner en riesgo el margen de beneficio solo para aumentar el número de conversiones, pues un e-commerce tiene sentido únicamente si es rentable económicamente.

Es por eso que las mejores herramientas de monitorización y optimización de precios incluyen una especie de “protector de márgenes”; una regla con la que puedes especificar cuánto beneficio quieres proteger por cada producto, marca o categoría. De esta manera, te aseguras que aunque un precio baje mucho, nunca bajará tanto como para tener pérdidas.


Así pues, un buen control del stock juntamente con la monitorización de los competidores y soluciones de precios dinámicos, es una manera sencilla y efectiva de conseguir ajustar precios realmente competitivos que ayuden a potenciar tus ventas.