Cómo monitorizar las estrategias de la competencia

El benchmarking es una buena forma de identificar debilidades y mejorar tu competitividad.

- 3 Minutos de lectura

Si tienes una tienda e-commerce —trabajes en el sector que trabajes—, te habrás dado cuenta que realizar un análisis de la competencia resulta crucial a la hora de mejorar tu competitividad online y conseguir poner precios competitivos que encajen en tu vertical y atraigan más tráfico a tu portal. Las herramientas de monitorización te serán de gran ayuda a la hora de potenciar tu negocio online.

La gran mayoría de sectores que operan en entornos digitales trabajan en ambientes muy competitivos en los que la rivalidad entre las diferentes tiendas de una misma vertical es muy elevada. Esto es debido a que los usuarios suelen basar sus decisiones de compra casi exclusivamente en el precio de un producto, sin tener en demasiada consideración otros aspectos que pueda ofrecer el portal.

La amplia variedad de sitios web donde poder comprar online hace que conseguir desmarcarse y ofrecer precios realmente competitivos resulte imprescindible a la hora de tener una tienda e-commerce. Una de las metodologías más utilizadas es la conocida como benchmarking: realizar un estudio de la competencia para mejorar el rendimiento de tu tienda.

Conoce cuál es la estrategia de tu competencia


Realizar técnicas de benchmarking te aportará datos interesantes que ayudarán a tu negocio a mejorar su competitividad. ¿Pero cómo lo puedes hacer?

Una de las mejores soluciones para hacer un análisis de tu sector es a través de herramientas de monitorización. Primero debes tener claro quiénes son tus competidores directos, es decir, quienes son aquellos que venden los mismos productos que tú a un precio similar y para la misma audiencia.

Una vez los tengas fichados, la herramienta realizará el análisis de esa competencia haciendo un seguimiento de sus precios, proporcionándote una visión más amplia sobre su evolución. Este estudio te permitirá detectar si existen patrones en los cambios de precios de unos productos en particular, por ejemplo.

Esto resulta interesante porque si eres capaz de detectar un cambio en los precios, podrás mejorar la administración de tu stock, optimizar las compras a tu distribuidor, y además anticiparte y establecer precios más competitivos con promociones, descuentos, regalos, etc.

Y no sólo cuando se avecinen cambios de precios. Al estudiar la competencia, podrás aplicar mejores precios para tu e-commerce al tener una visión más global sobre la situación de la vertical donde operas. Muchas tiendas digitales establecen sus precios basándose en la competencia, hecho que les permite adaptarlos rápidamente al estado del mercado real.

También va bien para darse cuenta de si tus costes de compra son más elevados que los demás competidores. Si pueden poner precios mucho más bajos que tú, seguramente sus costes de adquisición son también inferiores.

Monitorizar tus rivales es útil a la hora de procurar mejorar tu posicionamiento en portales como Amazon o Google Shopping. Es importante mantener unos precios que no solo se ajusten al mercado, sino que además consigan desmarcarse de tus rivales y te ayuden a posicionarte correctamente en este tipo de marketplaces.

Estas herramientas de monitorización te permitirán destacar entre la alta competencia de precios que existe entre tus rivales y tú, porque al entender mejor el comportamiento del sector, te permitirá reconocer posibles debilidades de tu tienda, tomar decisiones más eficaces y potenciar tus productos a través de buenas estrategias corporativas.


Entonces gracias a las herramientas de monitorización puedes:

  1. Realizar un análisis del sector para identificar quién es tu competencia y ver cuál es el estado de los precios de tu vertical.

  2. Hacer un estudio de la competencia para evaluar posibles debilidades de tu comercio y adaptar tus precios con los del mercado.

  3. Mejorar la toma de decisiones para maximizar ventas.