¿Pueden las marcas monitorear legalmente los precios?

Share on linkedin
Share on twitter

Hoy en día, las marcas se enfrentan tanto a consumidores más informados como a un mercado online en crecimiento donde todos los días aparecen nuevos vendedores.

Por un lado, los consumidores ahora invierten más tiempo en conocer los productos que están dispuestos a comprar: desde la calidad de los materiales hasta los precios y, por supuesto, las opiniones que otros compradores tienen sobre los productos.

El usuario final se toma su tiempo para comparar y analizar los precios y luego decidir qué opción entre todas se adapta mejor a sus necesidades.

Por otro lado, el hecho de que la cantidad de nuevos participantes en el mercado online sea cada vez mayor, hace más difícil que las marcas tengan una visión completa y precisa de cómo se comportan sus productos en el mercado. Así, intentar estimar cuál es el valor real de un producto se convierte en una tarea bastante complicada al carecer de información actualizada y relevante sobre el estado de los canales de venta.

Todo este escenario representa un gran desafío para las marcas en la actualidad, sobre todo para aquellas que trabajan en su transformación digital. Por lo tanto, las marcas que deseen tener éxito deben tener un plan de acción, las herramientas y la información adecuada tanto sobre el comportamiento del consumidor como sobre el estado del mercado a fin de encontrar formas de ser más competitivas y proactivas.

 

Una acción posible para las marcas consiste en monitorizar los precios de sus productos en todos los canales de venta. Esta actividad es 100% legal y puede ser de gran utilidad. Monitorear los precios ayudará a las marcas a ver no solo los precios a los que se venden sus productos a través de los canales de venta, sino que también les permitirá tener una visión más amplia y más precisa sobre la posición de sus productos en el mercado online actual, así como entender mejor lo que el cliente está dispuesto a pagar por dichos productos.

¿Por qué es legal monitorear o rastrear precios?

La transparencia de precios es ahora mayor que nunca y cada desviación de precios tiene un gran impacto en el mercado. Si analizas tu propia posición como consumidor, te darás cuenta de lo fácil y práctico que es comparar precios online y buscar la mejor oferta. Esta situación demuestra lo público y transparente que son los precios. Por eso, el uso de herramientas de seguimiento de precios como Netrivals no es ilegal. El uso de estas plataformas es totalmente legítimo, ya que, en todos los casos, estamos hablando de herramientas que recopilan información de acceso público.

Por lo tanto, el problema no es recopilar estos datos. El verdadero problema viene con las acciones que toman las marcas con esta información.

Las herramientas de seguimiento de precios permiten a las marcas o fabricantes tomar mejores decisiones estratégicas, optimizar la promoción de sus productos o campañas publicitarias, así como conocer a sus consumidores finales. Lo que no es legítimo para las marcas, de ninguna manera, es influir en la fijación de precios de sus productos.

¿Cuáles son los beneficios del seguimiento de precios para las marcas?

En Europa, todas las marcas pueden aprovechar el monitoreo de precios para:

  • Confirmar o valorar si se respeta el precio de venta máximo en los canales de distribución. De la misma manera, también es legítimo realizar un seguimiento e indicar precios para los lanzamientos de nuevos productos en el mercado.
  • Saber lo que los clientes están dispuestos a pagar por sus productos. Al analizar los precios mínimos, máximos y promedios se puede llegar a evaluar el comportamiento y posicionamiento de un producto en el mercado, y si la demanda es la esperada. Esto permite a las marcas diseñar mejores políticas de precios.
  • Conocer lo que dicen los consumidores sobre cada uno de los productos y cómo los califican. Esto puede ayudar mucho a las marcas a evaluar cómo los consumidores perciben sus productos y si satisfacen sus necesidades como usuarios finales. Esta información es oro para detectar productos top y preparar nuevos lanzamientos, o incluso descartar una mayor producción de determinados productos.
  • Detectar distribuidores no autorizados en los canales de venta.
  • Visualizar la disponibilidad de stock en todos los canales de venta y anticipar las necesidades de stock de los vendedores online. Al monitorear activamente el estado de la disponibilidad de existencias, se puede desarrollar una estrategia más proactiva como marcar, y desarrollar acciones que ayudarán a proporcionar a los minoristas lo que necesitan y en el momento preciso.

Es muy importante resaltar que si bien las marcas pueden sugerir un precio mínimo, no pueden fijar precios ni penalizar a los minoristas por no tomar en cuenta su sugerencia. Es decir, la marca puede recomendar o sugerir un precio determinado, pero, en ninguno de los casos, ninguna marca puede hacer cumplir esa recomendación de precio tomando medidas de ningún tipo. Los vendedores fijarán el precio que consideren adecuado y podrán vender a cualquier país o individuo.

Sin embargo, este escenario de seguimiento de precios y las medidas que se pueden tomar con respecto al estado de los precios es muy diferente en Estados Unidos y Canadá.

En Estados Unidos y Canadá todas las marcas pueden usar la monitorización de precios con el mismo propósito que los casos mencionados anteriormente para Europa, pero hay una acción más que se puede llevar a cabo: Las marcas pueden llegar a saber qué distribuidores no están siguiendo el precio mínimo publicitario (MAP) o el precio minorista sugerido por el fabricante (MSRP) y tomar las medidas correspondientes.

Sin embargo, vale la pena señalar que lo que entendemos estrictamente como fijación de precios es ilegal tanto en Europa como en EE. UU. y Canadá. La diferencia entre estas regiones es que en los EE. UU. y Canadá se permite tomar acciones como marca si los minoristas o distribuidores no respetan el MAP o el MSRP. Sin embargo, es de suma importancia tener en cuenta que ninguna marca puede sentarse con un distribuidor o un minorista y fijar un precio de venta.

Estefania Cabeza Navas  |  Content Designer en Netrivals

More to explore